La Lobuloplastia consiste en reparar el aspecto del lóbulo, cuando este se daña por el uso de pendientes pesados, un tirón accidental o el paso de los años. En este artículo te explicamos cómo se realiza esta cirugía y los cuidados que llevarás a cabo tras ella.

¿Qué es la Lobuloplastia?

La Lobuloplastia es un tratamiento  que mejorará el aspecto del lóbulo, rasgado por el uso de pendientes pesados, un tirón o golpe durante alguna práctica deportiva o sencillamente, por el paso de los años.

Gracias a esta cirugía es posible mejorar el aspecto del lóbulo en su tamaño y forma, para poder volver a lucir un lóbulo totalmente cerrado.

Antes de la intervención se proporcionan instrucciones específicas acerca de cómo prepararse para este procedimiento y dependerá en gran medida del paciente y del caso.

¿Cómo se realiza esta cirugía?

Esta cirugía es considerada una técnica que en Vilamèdic la realiza un cirujano. Se realiza en cuestión de minutos y su corrección es sencilla.

En algunos casos es posible que esta técnica sea un poco más duradera, por lóbulos muy modificados, como es el caso de las dilataciones.

El procedimiento más común es un cierre simple, que consiste en rasgar por completo el lóbulo de la oreja (en algunos casos)  para volverlo a reconstruir por completo a través de unos sencillos puntos. Pasados 14 días de la corrección, se retirarán dichos puntos y pasados tres meses mínimo, se podrá realizar un nuevo orificio.

Esta técnica dura alrededor de 30-45 minutos. Una vez finalizado el paciente puede reincorporarse a su vida normal de forma inmediata teniendo precauciones, salvo en los casos en que se haya realizado un técnica más compleja que se recomienda esperar unas 24 horas aproximadamente.

En relación a la anestesia, la lobuloplastia se realiza con anestesia local por ser relativamente rápida.

¿Qué cuidados tendré que llevar a cabo?

Tras la Lobuloplastia se recomienda esperar de 3 a 4 meses para volver a utilizar pendientes en el lóbulo tratado, aunque será el especialista quien lo determine, en función de la técnica de Lobuloplastia utilizada. Pasado este tiempo podrá realizarse de nuevo el orificio.

Los resultados se ven de forma inmediata, consiguiendo una renovación estética total del lóbulo de la oreja y permitiendo la reutilización de pendientes que requieran orificio, devolviendo la armonía a las orejas.