Si quieres presumir de una piel uniforme y suave, libre de imperfecciones, este tratamiento te ayudará.

Se trata de una técnica que permite la eliminación y regeneración de las capas más superficiales del rostro eliminando las células muertas que haya en nuestro cutis.

 

 

También oxigena la piel, atenúa y mejora la aparición de las primeras arrugas.

Ayuda a una mejor penetración de cualquier producto que queramos aplicar posteriormente al preparar y abrir el poro.

Es un tratamiento indoloro que no produce inflamación ni enrojecimiento.

Sus resultados son inmediatos.