La RadioFrecuencia Facial es un tratamiento que no tiene efectos secundarios. Su finalidad es estimular la regeneración de colágeno y aumentar la circulación sanguínea en la zona aplicada, mediante ondas electromagnéticas, para conseguir una mejor calidad de los tejidos y una elasticidad de la piel con la que se pueden corregir las lineas de expresión, la hidratación y la firmeza de las zonas tratadas.

Es un proceso indoloro, el cual es llamado «lifting sin cirugía».